¿Estamos realmente ante la mayor crisis de la Historia?

¿Estamos realmente ante la mayor crisis de la Historia?

Compartir

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

“La mayor crisis económica y social de la Historia”

Cuando todavía estamos arrastrando secuelas provocadas por la crisis de 2007, nos vemos inmersos en una nueva crisis mundial sin precedentes que la ministra de Trabajo , Yolanda Díaz ha calificado como “la mayor crisis económica y social de la Historia”.

A pesar de tratarse de dos crisis muy diferentes, en las dos ha sido necesaria la actuación de la comisión Europea que parece que ha aprendido algo de la crisis anterior y está actuando en la crisis actual de una manera más efectiva que en la anterior.

No puede decirse lo mismo de España, que repite siendo unos de los países más afectados económicamente y además lo es también en lo sanitario, epicentro de la actual crisis.

España llega a esta gran crisis con algunos problemas resueltos y con cierta recuperación, pero también con tareas pendientes como una mínima reducción de la deuda y unos niveles de déficit y recaudación visiblemente mejorables.

Mientras en España han sido necesarias unas reuniones interminables de los agentes sociales para finalmente conseguir una prórroga de los ERTEs solamente hasta enero y con una lista de sectores que muchos no hemos entendido por considerarla injusta ya que deja fuera a muchas empresas que lo están pasando realmente mal desde el comienzo de la pandemia, observamos cómo Alemania ha prorrogado los ERTEs para todas las empresas con una exoneración del 100% hasta finales de 2021.

En cuanto a las medidas tributarias también vamos a la contra de las recomendaciones de Bruselas y de las medidas adoptadas por nuestros vecinos europeos. A pesar de que el Gobierno anunció que quedarían paralizadas las subidas más importantes, la realidad es que casi cada día amanecemos con una nueva subida o un nuevo impuesto, lo que se está traduciendo en inestabilidad y desconfianza entre empresas e inversores, que ante un clima fiscal tan inestable y hostil declinan invertir en nuestro país.

La experiencia nos dice que un aumento impositivo y más en plena crisis no reporta más recaudación ya que elevar los impuestos directos e indirectos ocasiona un descenso de la renta disponible, que contraerá el consumo provocando un aumento del paro y disminuyendo la capacidad de compra por lo que al final la recaudación lejos de aumentar, disminuirá debido al descenso de la actividad económica.

El turismo, que representa nada menos que un 13% del PIB español ha tenido un apoyo dotado de pocos fondos y repartidos de forma poco eficiente. Esto llama la atención sobre todo si lo comparamos con las ayudas al turismo desarrolladas en otros países en los que el turismo es un sector mucho menos importante.

A pesar del oscuro panorama que se divisa, todavía no sabemos si estamos ante la peor crisis de la historia, está claro que la pandemia nos cogió fuera de juego a todos, también a nuestros gobernantes, y que todos los países, aunque unos más que otros, han cometido errores, pero casi nueve meses más tarde, todos debemos haber aprendido de los errores propios y ajenos, reconocerlos, y rectificar todo aquello que no nos lleva por el camino adecuado.

La recuperación solamente llegará de la mano de medidas adecuadas y exigirá mucho esfuerzo y sacrificio por parte de todos pero aún estamos a tiempo.

Una vez más España se enfrenta a un nuevo reto de resiliencia.

“EL MUNDO ROMPE A TODOS, Y DESPUÉS, ALGUNOS SON FUERTES EN LOS LUGARES ROTOS”

Ernest Hemingway

Publicaciones recientes